Volver a la página principal Historia, componentes,... Para contactar con el grupo Nuestro pueblo: Valle Gran Rey Festivales, televisión, charlas,... Romance, santo domingos, años nuevos,... Mudanzas, repertorio,... Fotos de viajes, actuaciones, parrandas,... Libros, discos,... Lo más importante Otros contactos en la isla

                                          CHANITO ISIDRÓN : UNA LEYENDA DEL PUNTO CUBANO. Por Chácaras y Tambores de Guadá

 

Recuerdo en casa un disco de puntos cubanos traído de Venezuela. Sólo Chanito Isidrón y el Jilguero de Cienfuegos, se atrevían a hacerle sombra a los discos de corridos mejicanos. Sus décimas venían de un tiempo que ya tenía aureola casi mítica. La de la emigración a Cuba de nuestros abuelos. Una Cuba que ellos nos habían hecho sentir también nuestra.

 

Chanito Isidrón (Calabazar de Sagua 1903 - La Habana 1987)

 

 

Un campo maravilloso

lindo sol que reverbera

sublime brisa campera

cielo azul y suelo hermoso

un valle verde y gracioso

una montaña intrincada

una límpida cañada

y una espléndida vivienda

toda esta es la gran hacienda

de don Patricio Moncada.

Tiene el viejo don Patricio

una posición que encanta

lugar donde se levanta

un señorial edificio.

Enemigo del bullicio

huyó de la sociedad

y en aquella soledad

cómodamente albergado

cuidaba de su ganado

y de su gran propiedad.

Además de poseer

un Packard negro cerrado

montar su potro dorado

constituye su placer

en el que suele correr

detrás de la vaquería

..............................

 

 

 

     

 Así comenzaba esta historia, “culebrón” versificado (123 décimas, ¡1230 versos!), que tan popular se hizo en Cuba y en Canarias. Aquí son más conocidas como las Décimas de Camilo y Estrella pero su título original es Amores Montaraces y su autor Chanito Isidrón, que, en 1938, con esta obra, se convirtió en fundador de la novela en décimas para ser cantada. Le siguieron Arturo y Magdalena (1939); Abnegación (1941) y Diario de una huérfana (1943). Dejó inéditas: La huella fatal (1943); Más allá del amor (1944) y Los trágicos amores de Gloria Rangel,  esta última publicada parcialmente en 1986. La radio cubana contribuyó extraordinariamente a la difusión de estas obras pero fue Camilo y Estrella la que se consagró en la memoria del pueblo cubano y canario. Aún recuerdo como en casa, guardábamos con devoción una libreta donde mi abuelo (que pasó 32 años en Cuba) las tenía apuntadas. Esas décimas constituían nuestros pequeños tesoros.

            Cipriano Isidrón Torres, “Chanito”, era un pichón de isleño, como comúnmente se les llama en Cuba a los hijos de padres canarios. Nacido en Calabazar de Sagua, antigua provincia de Las Villas en 1903, comenzó a improvisar desde los ocho años, siendo figura imprescindible en todas las fiestas a las que concurrían cantadores de fama. En 1931 abandonó las faenas agrícolas que había conocido desde la niñez y se lanzó con su guitarra a recorrer los pueblos villaclareños, donde empezó a llamársele “el elegante poeta de Las Villas”. La voz y la guitarra de Chanito Isidrón transitaron gloriosamente los caminos de Cuba durante más de medio siglo y se sembraron unánimes en el corazón de su pueblo.

 

Ayuntamiento y Colegio público de Calabazar de Sagua, ciudad de nacimiento del poeta, en las primeras décadas del siglo XX

Se inició, en 1936, en la radio de Santa Clara y su nombre fue conociéndose a través de programas dedicados especialmente al campesinado. Ya nuevos y mayores empeños requerirían su presencia cuando La Cadena Azul, que llegó a convertirse en la cadena radial más escuchada de Cuba lo contrató para escribir novelas guajiras hechas en décimas y cantadas. La época de oro de la radiodifusión cubana –años 40 y 50- lo tuvo como principal protagonista en sus programas estelares destinados a la música guajira: “Buscando el Príncipe de Punto Cubano” cuyo tronó ocupó y “Dímelo cantando”.

            El impacto de esta presencia lo describió certeramente el poeta y narrador Félix Pita Rodríguez con estas palabras: “Recuerdo con precisión el hecho, porque aquel poeta de tan honda raíz popular, de inspiración siempre fresca y cargada de intención, fue para mí un poco como una revelación en aquel inolvidable programa “¡Dímelo cantando!”. Todo lo cubano era para mí entonces como un redescubrimiento. Muchas cosas sabidas, me aparecían de pronto con sus perfiles verdaderos. El humor agresivo de Chanito Isidrón era como una explosión de rebeldía, de protesta, de anuncio de futuro”.

Plantaciones de tabaco y  caña en la Cuba de comienzos de siglo

Central azucarero en Cienfuegos 1906

             

Cuentan que un día escuchó mencionar el nombre de Manuel Cuquillo – el gran poeta palmero- y un día se apareció en la tienda del Troncón –propiedad de Cuquillo-. Desde entonces surgió una intensa amistad entre ambos poetas que se complementó con diferentes canturías.

                

               El investigador cubano Rafael Alcides dijo de Chanito: “Cuando yo era un niño campesino, ya Chanito era un dios del canto. Después crecí, dejé de ser campesino y Chanito Isidrón siguió siendo un dios. Pero ya nadie de aquellos tiempos –ni de los que vengan después- osaría especificar... del canto. Un tractorista que, según dicen, recuperó la vista “pidiéndoselo” a Chanito, me dijo el año pasado que hoy Chanito vela con su alegría y su guitarra en la “seca” y en la primavera, protege en los partos animales y muchachas; y en los atardeceres y en las mañanas, suele a veces improvisar, -siempre ocurrente como él solo- “a través” de los nuevos decimistas radiales”.

                La última proeza de Chanito Isidrón fue escribir la saga del héroe legendario Manuel García, Rey de los Campos de Cuba (1985), -biografía poética del “bandolero social” hijo de isleños que luchó por la independencia de Cuba- en el que la épica vuelve a escribirse en versos. En su estudio introductorio, a esa edición, el poeta y crítico Virgilio López Lemus señala: “Es raro que este protagonista (que realizó hazañas similares a las de afamados “caballeros” europeos inmortalizados en cantos épicos glorificadores), no tuvieran su saga en versos. Ya existe: Chanito Isidrón la ha realizado”.

Grabado de Manuel García,

El Rey de los Campos de Cuba

      Así comienza la historia de Manuel García contada por Isidrón:

 

De los pueblos matanceros

‘El estanque de Alacranes’

recuerda siempre a los manes

de sus mártires primeros.

Muchos canarios vegueros

allí llegaron un día

y la tierra labrantía

convirtieron en vergel

junto a doña Isabel

Ponce y Vicente García.

 

 

Manuel es niño robusto

de rostro muy agradable

.......................................

Esos esposos isleños

quisieron tener un chico

y les nace Vicentico

premio inicial de sus sueños.

Son tiempos más risueños

para el matrimonio aquel

y luego a doña Isabel

el año cincuenta y uno

le nace un nuevo montuno

al que le ponen Manuel.

 

 

 

 

 

            Fallecido el 23 de febrero de 1987, el poeta de una fabulosa capacidad narrativa, Chanito Isidrón será siempre para su pueblo la imagen elegante y sonriente de su más alto trovador; él pudo hacer suya la memorable frase de Montaigne: “No hago nada sin alegría”.

La ultima décima de la obra "Mi 75 Aniversario", está grabada en un laúd de mármol que reposa sobre sus restos, a sólo unos pasos del que fuera su apartamento, donde aún viven su viuda María Esther y su hijo Ricardo.

Mi 75 aniversario

Chanito Isidrón

 

Ya inició el último cuarto

de siglo de haber nacido

y mi madre haber sufrido

el ¡ay! del último parto.

Si lo olvido reparto

en etapas prudenciales

son tres las más esenciales,

y la final será ésta

que coronará mi testa

con las nieves invernales.

Y yo, Cipriano Isidrón

-quizás si mi nombre asombre,

porque quien me puso el nombre

no me tuvo compasión.

Pero hay una explicación

por muchos desconocida

y es que mi madre querida

que se llamaba Cipriana,

años cumplió la mañana

en que me trajo a la vida.

Portada de un disco de Isidrón

 

Por esa causa al chiquito

denominaron Cipriano;

el Cipriano bajó a Chano

y Chano vino a Chanito.

Muchas manos han escrito:

“Señores Chano y Sidrón”,

figurándose que son

dos, como Diana y Apolo,

sin saber que es uno solo

largo, flaco y narizón.

 

Y no me equivoco. Ya estoy

en el momento supremo

de la vida y no le temo

si el último tumbo doy.

¿La tumba me llama? Voy

con mi modesto equipaje

a realizar ese viaje

de precisión absoluta

y con la hoja de ruta

en el bolsillo del traje.

 

 

 

La ambición por el dinero

Uno de los últimos temas que grabó Chanito Isidrón.

 

FUENTES:

-         Ricardo Isidrón, hijo del poeta Chanito Isidrón.

-         Testimonios recogidos en La Gomera.

-         Chanito Isidrón: “Manuel García, Rey de los campos de Cuba”. Prólogo de Vicente López Lemus, Ed. Letras Cubanas, La Habana, 1989.

-         Chanito Isidrón: “Dímelo cantando”. Selección y presentación de Raúl Luis. Ed. Letras Cubanas, La Habana, 1994.

-         En internet: http://www.lajiribilla.cu “El elegante poeta de Las Villas cumple 100 años”.

 

DISCOGRAFÍA BÁSICA:

-         “Décimas Guajiras”. Vol I y II. Chanito Isidrón con las guitarras de Ojeda.     Producciones Gema. Venezuela.

-         “Chanito Isidrón. Su voz y sus décimas”. (décimas dichas, no cantadas, con su gracejo único).

-         “Décimas jocosas”. Chanito Isidrón con el Conj. Campo Alegre. Areíto.

  

Contacte aquí  con nosotros.  Sus comentarios  y opiniones serán bienvenidas.

Volver a la página principal Historia, componentes,... Nuestro pueblo: Valle Gran Rey Festivales, televisión, charlas,... Romance, santo domingos, años nuevos,... Mudanzas, repertorio,... Fotos de viajes, actuaciones, parrandas,... Libros, discos,... Lo más importante Para contactar con el grupo Otros contactos en la isla