BREVE INTRODUCCIÓN AL PUNTO CUBANO EN LA GOMERA

 DÉCIMA Y PUNTO CUBANO

 Como Punto Cubano se entiende el canto de décimas (improvisadas o no) acompañada de instrumentación. Según algunos estudiosos, el nombre de punto deriva del punteo del instrumento, sea laúd, laudino, bandurria o tres. El adjetivo cubano, vincula directamente esta manifestación con la isla de Cuba que conocieron nuestros emigrantes.

La décima es una estrofa de diez versos, que admite diferentes combinaciones. La que nos interesa es la atribuida al poeta malagueño Vicente Espinel (de ahí que se le conozca también como espinela), que la utilizó en su publicación Diversas Rimas (1591). La décima como forma poética abandonó el ámbito exclusivo de lo culto y se convirtió en poesía popular, practicándose a lo largo y ancho de todo el mundo de habla hispana, tomando diferentes ropajes musicales según las zonas, pero manteniendo siempre su esquema métrico.

El esquema de la estrofa es el siguiente:

a-  Felices días Canario

b- sabías que soy el Sinsonte,

b- rey de los cubanos montes

a- por mi canto universario.

a- No reconozco contrario

c- ni a quien me pueda imitar;

c- salgo libre a saludar

d- a la divina alborada,

d.- esparciendo mis trovadas

c.- en un esbelto palmar.

(José Hernández Negrín)

 

 

Fiesta de los Reyes en Valle Gran Rey, años 50

  Se trata de diez versos octosílabos y rima consonante distribuida en el esquema: abbaaccddc. Aunque en sus formas, tanto cantadas como escrita, nos podemos encontrar tanto con versos no octosílabos como con rima asonante.

 

 CÓMO LLEGA EL PUNTO CUBANO A LA GOMERA

 El Punto Cubano en La Gomera está directamente relacionado con la emigración a Cuba de finales del siglo XIX y con los indianos (emigrantes que vuelven a su tierra) que nos trajeron multitud de costumbres, entre ellas la afición a cantar décimas al estilo del Punto Cubano.

            Se trata de un género de ida y vuelta, aprendido por los isleños en los duros campos de tabaco y azúcar y nacido del mestizaje de diferentes elementos: la europea espinela, las africanas claves e instrumentos como el laúd de ascendencia árabe.

 

 

Plantación de caña a comienzos del Siglo XX .

Jatibonico,  provincia de Ciego de Ávila

Un grupo de gomeros de parranda en Cuba

En la época que el punto cubano irrumpe con fuerza, finales del siglo XIX y primeras décadas del siglo XX, la sociedad gomera era campesina y mayoritariamente analfabeta, con una gran importancia de la oralidad como elemento transmisor de la cultura popular.

            El folklore predominante era el del Tambor en la meseta central de la isla y la cabecera de los grandes barrancos y un incipiente folklore de cuerda, venido sobre todo de Tenerife, en los núcleos costeros. En el folklore de Tambor el elemento central es el romance o las coplas (romance de temática local) que se presta perfectamente para contar historias. Es dentro de ese marco, que irrumpe con fuerza el punto cubano, que conecta directamente con la tradición gomera, enriqueciéndola incluso entrando en competencia con las coplas como medio de narración, de contar esas historias que son sustento de la oralidad, las grandes y las pequeñas, la tragedia y la comedia, …la vida en definitiva.

En décimas se canta y se cuenta la historia de la isla, sus avatares, los desastres naturales (Décimas de la arrastrada del 41), la emigración (Décimas del Telémaco)… Pero también se canta al amor, a lo profundo y las divertidas anécdotas que la vida genera. Se imitan las largas historias versificadas que vienen de Cuba y de las que Chanito Isidrón fue maestro (Décimas de Camilo y Estrella) y se memorizan las que traían los indianos.

De hecho aún hoy no es raro encontrar quien te recite en verso la geografía cubana sin haber estado nunca allí.

Soy el primer caminante

que desde primera edad

me dispuse nada más

a este servicio constante.

Y este verso interesante

es causa de admiración

y en este corto renglón

le quiero manifestar

y al mismo tiempo elogiar

por ley y justa razón.

 

  2ª

En Rodas, Cruces, Palmira,

en Ranchuelo, en La Esperanza,

en Cárdenas y en Matanza,

en Bejucal y La Güira,

fueron mis trovas guajiras

las que por estimación,

yo he llegado hasta Morón,

a Puerto Padre y Jíbara

y a mi la virgen me ampara

la ley y justa razón.

 

 3ª

Yo estuve en Pinar del Río,

en Guanes y Camagüey,

en Santiago del Caney

gozaba con albedrío.

Y un hermoso caserío

me encontré por El Pilón,

Manzanillo, San Ramón,

Santa Cruz del Sur y Tunas,

Guantánamo y Media Luna

por ley y justa razón.

  4ª

Yo de Cienfuegos salí

a Villa Clara y Placetas,

a Remedios y Zulueta,

Cienfuegos, Camajuaní.

Palma, Soriano, San Luis

y Santo Domingo, Colón,

Corral Falso, Bolondrón,

Los Palos, Juana y La Diana,

Regla, Marianao, La Habana,

por ley y justa razón.

 

Éstas fueron recogidas de labios de don Toribio Barrera Chinea, en El Cercado (Vallehermoso), que no había estado nunca en Cuba, aunque sí su padre.  

 

 Cartel publicitario de la naviera Trasatlántica 

 

LOS POETAS

No es extraño, que en este marco de apogeo del punto cubano, el poeta popular se convierta en todo un personaje de la sociedad gomera. Al poeta se le requiere para animar cualquier reunión, para cantar en las fiestas, para escribir unas décimas de despedida, para saber de un familiar que ha emigrado o para ganar el favor de una mujer.

    Como ejemplo tenemos esta décima que le compuso el poeta José Hernández Negrín a Pepe Damas, para que no olvidara a sus compañeros del servicio militar, cuando la guerra civil. La décima cumplió su función, puesto que nos la recitó el propio Pepe Damas, 60 años después de haberla aprendido.

Eulalio Hernández Quintero,

Pedro, Juan Peña y Domingo,

son amigos que distingo

con un afecto sincero.

Antonio Rodríguez quiero

lo mismo que a Valentín,

Ildefonso hasta en un confín

lo llevo en mi corazón,

porque éstos, amigos son

de José Damas Negrín.

José Hernández

El Puerto de Vueltas, Valle Gran Rey en tiempos de la II Republica

En un tiempo en que eran muchos los que se atrevían a intentar hacer una décima, y que la mayoría de los que las componían ni siquiera habían estado en Cuba, sólo los tocados con el “don de poeta” (rapidez en la improvisación, fino humor, cultura general) eran los que brillaban con luz propia, sobre todo los que eran capaces de improvisar, de cantar acompañándose del laúd, o de las claves, y que protagonizaban los piques o controversias donde demostraban su ingenio improvisando sobre los más diversos temas. Esos eran los grandes y los que permanecen aún (tras muchos años de su muerte) en la memoria colectiva, ya que hacían del punto cubano casi una forma de vida. Entre ellos, son especialmente recordados: Manuel Rolo Piñero (1901-1984), José Hernández Negrín (1886-1955) ambos de Valle Gran Rey; y Simeón Marichal Negrín (1903-1974) de Vallehermoso.

 

Simeón Marichal y José Hernández en Montes de Luna, Villa de Mazo (La Palma), década de 1940.

 

Ingenio azucarero,  primeras décadas del siglo pasado  La Habana.

 

De Manuel Rolo y José Hernández se cuentan infinidad de anécdotas. Por ejemplo, cuando a Valle Gran Rey acudía alguna autoridad, eran requeridos para actuar en el Casino de La Calera. Especialmente recordado fue cuando la visita del gobernador. Se había puesto como uno de los temas: la Biblia, y Rolo le preguntó a Hernández (en décimas por supuesto) qué si el sabía que había hecho Jesús al cumplir los quince años, la gente expectante, y la respuesta de Hernández fue que cuando cumplió los quince, pasó para los dieciséis. Rolo acabó diciendo: -Hernández, contigo no hay quien pueda.

Sin duda, la más famosa controversia sostenida por José Hernández y Manuel Rolo fue “El Canario y el Sinsonte”, y fue mantenida por correspondencia. José Hernández estaba en Cuba y hacía de pájaro sinsonte, mientras que Manuel Rolo, desde La Gomera, hacía de pájaro canario. Siendo publicada en Cuba, por José Hernández, en forma de folleto, en los años treinta del pasado siglo, convirtiéndose así en la primera obra editada de unos decimistas gomeros.

DEL SINSONTE AL CANARIO. José Hernández

1ª

Felices días Canario,

sabías que soy el Sinsonte,

rey de los cubanos montes

por mi canto universario.

No reconozco contrario

ni a quien me pueda imitar;

salgo libre a saludar

a la divina alborada,

esparciendo mis trovadas

en un esbelto palmar.

 

Canario que triste estás,

ya tus cantos sucumbieron

¿o será que se perdieron

junto con tu libertad?

No ves que es una deidad

la que te dio la prisión;

tus cadenas de oro son,

tu cárcel de piedras bellas

que eres prisionera de ella

y ella de tu corazón.

 

Ya tu garganta sonora

no saluda al nuevo día,

ya perdiste tu alegría

y tu lira cantadora,

ya tus alas seductoras

no emprenden rápido vuelo,

ya no trinas con anhelo

en las elevadas jaguas;

hoy tienes que tomar agua

humilde en un arroyuelo.

....................................

....................................

DEL CANARIO AL SINSONTE.  Manuel Rolo

1ª

Libre te encuentras Sinsonte

como pájaro de fama,

volando de rama en rama

en los encumbrados montes.

El Canario en su horizonte

no le teme a la prisión;

soporta la situación

que el destino le ha dado

y aunque sea encarcelado

brinda al mundo su canción.

El Sinsonte con su maña

hace su canto lucir,

queriéndole competir

el Canario le acompaña;

trina dulce en su cabaña

brindando al mundo su son;

en jaula y en ramazón

canta siempre entusiasmado

y aunque sea encarcelado

brinda al mundo su canción.

Allá en el mil cuatrocientos

del año noventa y dos,

al Nuevo Mundo llevó

Colón su descubrimiento.

Tendrás el convencimiento

que si gracia has merecido,

fuiste por otro instruido

y alcanzastes el renombre

antes de brillar tu nombre,

mi canto era conocido.

...................................

....................................

 

También estaban los que creaban las décimas y las escribían. En este campo también sobresalieron grandes nombres, como Manuel Roldán Dorta (1878-1968), Manuel Navarro Rolo  (1907-1979), ambos de Valle Gran Rey Pedro Suárez Hernández, Ramón Marichal Negrín ambos de Vallehermoso, José Hernández García de Las Rosas y Lucas Rolo Navarro  de Valle Gran Rey ambos ya fallecidos y que  en los últimos tiempos mantenían su entusiasmo por el Punto Cubano en las fiestas, arrimados a algún rincón, donde el ruido de la orquesta molestara menos.

Simeón Marichal y su hermano Ramón 1939 Manuel Navarro Rolo José Hernández en Hermigua 1949

 

 Y luego toda una pléyade de amantes del Punto Cubano que en gran medida han sido los responsables de que se pueda recoger por nuestra geografía (la insular y la de la emigración) parte del legado que nos dejaron nuestros poetas.

 

Pancho Cruz, Pancho Rolo y Lucas Rolo en la Plaza de los Reyes de Valle Gran Rey

 

Pacho y Lucas Rolo en Epina 1996

 

Lucas Rolo y Miguel A. Hdez. en La Casa de La Seda. Transmitiendo el legado. (1996)

 

SITUACIÓN ACTUAL

En la situación actual del Punto Cubano en La Gomera, sorprenden sobremanera dos aspectos, aparentemente contradictorios. Por un lado, la legión de incondicionales que sigue teniendo; pues no hay un festival de repentistas donde no haya una nutrida concurrencia que sigue con pasión a los verseadores, que aplaude y jalea a los mismos, que sabe distinguir y valorar una buena décima y a un buen poeta.  Sin embargo, por otra parte, es un género que se muere, ante una desidia institucional y social que permiten que desaparezca una manifestación tan arraigada en nuestra isla.

    Como único improvisador en activo, sobre escenarios, tenemos a Francisco Arteaga (natural de Jagüe y residente en el Sur de Tenerife), capaz de "enfrentarse" a cualquier verseador que se le presente, y que pertenece, junto al palmero Pepe Rocha, a una generación intermedia de repentistas que han mantenido el punto cubano en unos tiempos difíciles. Como bien refleja está décima, que improvisó en el Club La Prensa, en Santa Cruz de Tenerife, el 4 de febrero de 1998 en la presentación de la grabación “Antología del Punto Cubano”.

Pues yo también mis normas violo

para reparar el fin

de José Hernández Negrín

y Manuel Navarro Rolo.

Ellos me dejaron solo

para que yo me luciera,

la muerte no tuvo espera

y se llevó en su bravura,

del canto las dos figuras

que tenía La Gomera.

 

(Francisco Arteaga)

 

(Foto dcha). Homenaje a los poetas de Valle Gran Rey, Casa de la Cultura de Valle Gran Rey, 1999. Verseadores: Francisco Arteaga, Pepe Rocha y el cubano  Adolfo Alfonso. Laúd: Herminio Yanes, guitarra: José Luis Martín Teixé.

             La tradición del Punto Cubano en La Gomera se desvanece, se ha ido apagando lentamente con la muerte de sus poetas, sin que nuevas generaciones tomen el relevo, perdiendo así, irremisiblemente, una manifestación de gran riqueza, que hizo florecer y brillar a nuestra poesía popular.

 

 

Pepe Rocha, Yeray Rodríguez y José M Teixé en San Antonio, 13 de junio de 2006

 

El Grupo Hupal de Valle Gran Rey, es la única agrupación de la isla que interpreta puntos cubanos en sus actuaciones.

 

 

LIBROS DE DÉCIMAS RELACIONADOS CON LA GOMERA

 

-          AMAYA CORDOBÉS, Luis Fernando y PADILLA CORDOBÉS, José Francisco (2000): Capirote y Pinzón. Editorial Globo.

-          AMAYA CORDOBÉS, Luis Fernando (2002): El libro de los poemas. Edita Ayuntamiento de Valle Gran Rey.

-          COLECTIVO CULTURAL “VALLE DE TAORO” (1987): La rebelión de los gomeros y la tradición oral. Edición del Mencey Bencomo.

-          COMISIÓN DE FIESTAS LUSTRALES DE VALLEHERMOSO (1995): Los poetas del Valle, una antología poética de Vallehermoso.

-          HERNÁNDEZ FERRER, Tanagua (2003). Versos de un entorno (Décimas y Coplas). Edición de Tanagua Hernández Ferrer

-          HERNÁNDEZ MÉNDEZ, Miguel Ángel (1994): Décimas de José Hernández Negrín. Décimas de La Gomera. Edita  Ayto. de Valle Gran Rey y Centro de la Cultura Popular Canaria.

-          HERNÁNDEZ MÉNDEZ, Miguel Ángel (1998): Décimas de La Gomera. Poetas de Valle Gran Rey. Ed. Ayto. de Valle Gran Rey, Asociación Granate.

-          HERNÁNDEZ NEGRÍN, José (1930): El Canario y el Sinsonte. Obra impresa en Cuba, en la década de 1930.

-          MARICHAL NEGRÍN, Ramón (2002): Las Décimas de Ramón Marichal Negrín. Edita La Palma Punto y Aparte.

-          NAVARRO MÁRQUEZ, Ángel (1989): Sencillezas. Editado por Ángel Navarro Márquez.

-          PIÑERO BARRERA, Domingo y MONTESINO BARRERA, Juan (1995): La Gomera en décimas. Edita Montesino y Piñero, colabora Ayto. de Valle Gran Rey.

-          ROCHA MARTÍN, Miguel (1985): El trágico incendio de La Gomera. Edita Asociación Cultural de las Islas Canarias.

-          SAAVEDRA UMPIERREZ, Sergio (1936): Mamá ¿he de morir esta noche? Décimas del aeropuerto de La Gomera. Editorial Globo.

 

GRABACIONES:

-          Bernardo y El Gomero, Grab. Acentejo, 1992.

-          Antología del Punto Cubano en Canarias, CCPC, 1997.

-          Verseadores Canarios: La Gomera y La Palma, Francisco Arteaga y Pepe Rocha, Grab. Acentejo, 1998.

 

Contacte aquí  con nosotros.  Sus comentarios  y opiniones serán bienvenidas.

 

 

Volver a la página principal Historia, componentes,... Nuestro pueblo: Valle Gran Rey Festivales, televisión, charlas,... Romance, santo domingos, años nuevos,... Mudanzas, repertorio,... Fotos de viajes, actuaciones, parrandas,... Libros, discos,... Lo más importante Para contactar con el grupo Otros contactos en la isla