Volver a la página principal Historia, componentes,... Para contactar con el grupo Nuestro pueblo: Valle Gran Rey Festivales, televisión, charlas,... Romance, santo domingos, años nuevos,... Mudanzas, repertorio,... Fotos de viajes, actuaciones, parrandas,... Libros, discos,... Lo más importante Otros contactos en la isla

NUESTROS BAILES

EL FOLKLORE DE TAMBOR. GÉNEROS

 

Vídeo - Participando en una romería

 

Los géneros vinculados al Tambor son los más genuinos del folklore de La Gomera. Desde el punto de vista del baile podemos establecer la siguiente clasificación:

Baile del Tambor propiamente dicho:

·                    Baile Redondo.

·                    Baile de Procesión.

Santo Domingo:

·                    Santo Domingo (coplas).

·                    Santo Domingo (romance).

    

BAILE DEL TAMBOR:

El elemento característico del Baile del Tambor es la “mudanza”. El término mudanza hace referencia a los diferentes pasos o formas de bailar pero es mucho más que eso. La mudanza es un punto de referencia de la libre expresión individual en la que cada persona expresa lo que siente y como lo siente. Es lo que propicia que el Baile del Tambor sea un baile cambiante y dinámico, que implica una creatividad corporal y una actitud gestual y en cierto modo un estado psíquico, esa “jiribilla” que siente la persona para participar en el mismo.

 

    El Baile del Tambor es un baile mixto por parejas: hombre-mujer o mujer-mujer. Un hombre saca una mudanza y la mujer trata de imitarlo o bien es la mujer la que saca la mudanza y el hombre es el que tiene que imitarla. “Romper la pareja” es cuando un hombre releva a otro en el baile. La mujer es la que permanece, puede bailar con muchos hombres.

 

    En la memoria colectiva existen unas mudanzas que conservan el nombre de la persona que las creó o las circunstancias en que nacieron. A esto se suman las invenciones y las adaptaciones personales. A partir de unos pasos básicos  se produce una evolución hacia lo personal dentro de un contexto coreográfico. Antiguamente podía reconocerse el pueblo de procedencia del bailador por las mudanzas que interpretaba.

 

    Cada bailador tiene la libertad de inventar cuantas “mudanzas” sea capaz, con la única limitación de que vaya acoplado (en sincronía) con el toque del tambor y el repique de las chácaras. Tiene que existir una armonía entre las chácaras, el tambor, el pie y el romance.

 

    En cuanto al tempo y baile, existen diferencias según las zonas. En líneas generales en el suroeste (Valle Gran Rey, Arure, Chipude, Alajeró,...) consideran que tocan más tranquilos ya que así es mejor para bailar y aguantar más tiempo dentro del proceso del Baile del Tambor, mientras que en la zona del Norte van más “ligeros” (tocan más rápido).

 

 

   

 

Existen dos maneras de manifestarse el Baile del Tambor: el Baile en Redondo y el Baile de Procesión.

 

    En el Baile en Redondo (actualmente en desuso), los tocadores de tambor se situaban formando un semicírculo (en forma de media luna), conformando una posición fija. Los tocadores de chácaras (tradicionalmente hombres) y los bailadores se repartían alrededor de aquéllos. No se bailaba en filas, sino en grupos, cada pareja de bailadores donde se encontraran. Los tocadores de chácaras podían entrar y salir de la formación según fueran bailando con distintas parejas. No había desplazamiento como en el baile de procesión. Los lugares donde se desarrollaba el baile eran los denominados “planes”: explanadas de tierra o llanos con alto grado de significación social que podían estar localizados en cruces de caminos o en terreros asignados por la comunidad como lugares adecuados para tal fin. En cuanto a la duración, podía ser de muchas horas.

 

    El Baile de Procesión se trata de un baile de filas enfrentadas en parejas hombre-mujer o mujer-mujer que van bailando delante de la imagen del santo o virgen en cuestión (o del Ramo). Las procesiones tienen sus propias mudanzas, que en general suelen ser más pausadas dada la larga duración de las mismas y por tanto el tiempo que hay que estar bailando. El folklore de tambor al quedar relegado de otros ámbitos encontró su reducto en el baile de procesión (siendo actualmente el más conocido fuera de La Gomera).

 

   

 

 

En escenarios, pretendemos que nuestro repertorio sea variado y didáctico. Estos son los bailes que hacemos:

 

• BAILE DEL TAMBOR: O baile de procesión. Se interpreta un romance, o copla, del repertorio tradicional de la isla, mientras las parejas del cuerpo de baile realizan mudanzas propias de las procesiones.

 

• CAMBIO DE MUDANZA: Si bien no existe un género concreto de Tambor que se llame “cambio de mudanza”, si resulta muy apropiado para poder mostrar al público una combinación de diferentes mudanzas (de ahí su nombre), para que se puedan apreciar las diferentes formas en que se baila el Tambor en La Gomera.

 

• SANTO DOMINGO: Interpretación de un Santo Domingo Gomero, cantando unas coplas que pueden ser, bien del repertorio tradicional de La Gomera, o de nueva creación. En cuanto al baile, es el común en toda la Isla. Nosotros acostumbramos a hacerlo recogiendo la forma en que lo interpreta el grupo dirigido por Lili Ascanio, Coros y Danzas de Hermigua y Agulo, con vuelta al final de cada copla y ruedo final al acabar el canto.

 

• SANTO DOMINGO (Romance): Se interpreta un romance pero con ritmo de Santo Domingo, que es una de las formas más antiguas de este género en la Isla. A su vez el baile lleva una serie de mudanzas características, que están más cercanas a las mudanzas del Baile del Tambor que a las del Santo Domingo.

 

 

Volver a la página principal Historia, componentes,... Nuestro pueblo: Valle Gran Rey Festivales, televisión, charlas,... Romance, santo domingos, años nuevos,... Mudanzas, repertorio,... Fotos de viajes, actuaciones, parrandas,... Libros, discos,... Lo más importante Para contactar con el grupo Otros contactos en la isla